Breadcrumbs

Otra vez mi primera vez

Volviendo a las pistas

Matías de 33, me dice con evidente preocupación: -“lo que pasa es que he estado retirado de las pistas por casi 6 meses y ahora como que le he sacado el poto a la jeringa (chilenismo relacionado con evitar algo) a estar con una mina”-. .“Tú sabes que ahora las minas han cambiado y a mi edad, ya no es como antes; ahora a la primera van a todas”-, concluye.

Entiendo como se siente y es verdad. Cuando yo era adolescente –hace un par de años…- las cosas iban más lento; uno iba pasando etapas, había un proceso de desensibilización balsámico y de alta tensión al mismo tiempo, por la no concreción del deseo y por la inminente perdida de lo que tenías entre tus manos: ya que en cualquier minuto te podían por ejemplo, sacar la mano o poner los brazos como pájaro, impidiendo cualquier contacto mano-pechuga.

Incluso, en las conversaciones con amigos era frecuente preguntas como: “¿y qué te suelta?”. pero ahora como me dice Matías y muchos otros como él, las mujeres van a todas y a la primera, sumándole a esto la presión implícita al macho a rendir como tal… Qué estres!!!

Y aunque ya sepamos qué contestar para ser políticamente correctos, todavía pensamos que el responsable del placer de ella es el hombre y el responsable del placer de él también es el macho a punta de pene apuntalado y una serie de otros mandatos.

-¿Y si tú vas más lento Entonces?- le propuse. -"Así con detalle, pausado, acumulando tensión sexual por todos los rincones, explorando con todos los sentidos y disfrutando del camino ¿?"-.

-"No lo había pensado así. Creía que tenia que ir a la par con ella"-, me responde. Después de un rato me dice: -"Podría ser… Quizás ellas piensan eso mismo; que tienen que ir a la par con nosotros".

 

 

 

Autor: Rodrigo Jarpa.