Breadcrumbs

Las fantasías sexuales, ¿hacerlas realidad?

¿Disfrazados, en el ascensor, en una fiesta? ¿Qué fantasía te queda por cumplir?

Las fantasías sexuales son una forma mas en la que se puede manifestar nuestra sexualidad. La fantasías son representaciones mentales que construimos desde nuestra imaginación y que nos permiten explorar/jugar con nuestros propios limites. Podemos fantasear con lo que nos genera culpa, pudor o vergüenza, con lo que no le contaríamos nunca a nadie, con lo que se escapa de la represión, con lo prohibido, lo intensamente placentero y con lo no realizable; ya que en el caso de llevar la fantasía a la realidad; deja de ser fantasía y puede perder toda la magia que nos permitimos mentalmente…

Para muchas personas –el fantasear- resulta de gran utilidad al permitirles volar mas allá de la realidad, potenciando y dando existencia al deseo y la excitación, tanto en hombres como en mujeres.

Veamos un ejemplo: es muy distinto estar fantaseando durante la semana sobre el viernes en la noche e imaginar que vas a aprovechar de lavar ropa, planchar y estudiar/trabajar… y que si suena la alarma del auto del vecino, vas a ir a desinflarle las cuatro ruedas…a fantasear con que te vas a juntar con tu pareja en un hotel de lujo, con sabanas blancas, mientras afuera hay una tormenta eléctrica y el o ella, viene saliendo de la ducha envuelt@ en una bata…. Lo mas probable, es que la realidad de tu viernes no sea tan glamurosa como te permite idealizar la fantasía sexual, pero la anticipación y el deseo se verán bastante más favorecidos aquí, que si piensas en planchar o desinflar ruedas…

Hay parejas a las que les resulta particularmente erótico el hablar y compartir sus fantasías, así como hay otras que se sienten amenazadas y/o inseguras… tus fantasías son tuyas y tienes todo el derecho de no compartirlas si no quieres.

 

 

 

Autor: Rodrigo Jarpa.